El proceso de innovación en las empresas

Share

Es muy común que la innovación en las empresas se relacione con implementación de nuevas tecnologías y con la transformación digital, pero la innovación está en todas partes, es cambiar o mejorar algo que existe, no siempre es tecnología. Se puede innovar hasta en la forma en que se colocan muebles en una oficina, en crear empaques de productos, en cambiar procesos de la empresa.

Según Tom Kelley, el gurú de la innovación, el proceso de innovación tiene tres grandes etapas en las que intervienen diferentes roles:

  1. Aprender: estudiar los clientes, experimentar, hacer benchmarking.
  2. Organizar: resolver los problemas, crear un equipo de colaboradores.
  3. Construir: diseñar el producto pensando en el usuario, desarrollarlo y contar su historia.

¿Por qué innovamos?

Hay que recordar que siempre debe haber un compromiso con el cliente, hay que facilitarle la vida, ofrecerle un producto o servicio de calidad que le aporte valor.

Desde el punto de vista de las empresas, también se innova para no ser obsoletas. En el contexto actual que está siendo dominado por la economía digital hay que ir tan de prisa como va cambiando el mundo, como dice Peter Diamandis, rector de la Universidad de la Singularidad: El futuro es más rápido de lo que piensas. Las tecnologías exponenciales como la inteligencia artificial, Big Data, Internet de las Cosas,  y 5G, entre otras,  están siendo adoptadas a un ritmo vertiginoso y por eso también debemos tener organizaciones exponenciales que puedan adaptarse y seguir ese ritmo.

¿Cuesta mucho innovar?

Se puede innovar sin hacer grandes inversiones, cada proceso puede ser mejorado, cada empleado puede ser reentrenado, y las tecnologías para empresas son cada vez más fáciles de implementar y adquirir. Como se mostró en el evento Claro Meetup, existen diversas herramientas a precios asequibles para que las empresas puedan adaptar sus negocios al nuevo entorno digital, tales como almacenamiento en la nube, gestión de procesos, ciberseguridad y plataformas de colaboración.

¿Hay un momento para innovar?

Innovar debe ser un estilo de vida, debe ser todo el tiempo, no hay un momento ideal, ni se puede dejar para mañana, porque una innovación de un competidor te puede sacar del mercado.  Es absolutamente necesario conocer todo lo que está haciendo la competencia y el mercado, no solo para innovar, sino para las estrategias y planes de la empresa. A veces hay que innovar para cerrar una brecha que se tenga con la competencia

¿Quién debe ser el responsable de la innovación?

Es necesario contar dentro de la empresa con personas que estén pensando constantemente en nuevas ideas de innovación y crear nuevos productos. Este tipo de personal siempre ha estado presente en las grandes empresas y corporaciones, tiene distintos nombres o departamentos: planificación estratégica, desarrollo de nuevos productos, Chief Innovation Office, laboratorio de innovación, células ágiles, etc. Adicionalmente podemos auxiliarnos de consultores externos, suplidores y empresas de investigación de mercado, y hasta de los mismos clientes. Las ideas pueden venir de cualquier lado. 

Innovar no es asunto de una sola persona sino de un equipo de trabajo con diferentes fortalezas. Se puede empezar desde cero a mejorar un producto, pero alguno del equipo debe conocer cómo funciona ese producto que se quiere mejorar.

Photo by Matt Ridley on Unsplash