Amor robótico

Share

Los robots con aspecto humano que interactúan con las personas y tengan su propia conciencia  siempre ha sido un tema de ciencia ficción, pues en la realidad no ha sido posible que la tecnología sea capaz de construir este tipo de robot. Sin embargo parece que cada vez estamos más cerca, principalmente por los avances logrados en inteligencia artificial, unidos al perfeccionamiento de los aspectos mecánicos de la robótica y a los materiales que simulan la piel humana. ¿Pero qué se busca al crear un robot de aspecto humano? Diríamos que se pueden usar para trabajos que son pesados o peligrosos para los seres humanos, para vigilancia, guerras, y por qué no, como acompañantes, amigos y hasta amantes.

Tener un robot acompañante es casi una realidad. Según la Unión Europea, en los próximos años los robots pudieran estar en las casas para mejorar la calidad de vida de las personas de avanzada edad, con problemas de memoria o movilidad, para monitorear su salud y realizar tareas de la vida diaria. Para ello, la UE financió el proyecto Mobiserv, uno de cuyos productos es un acompañante social – un robot autónomo, con poder de procesamiento, capacidad de almacenamiento de datos, múltiples sensores, capacidad de aprender, recabar experiencias y adaptarse, sintetizador de voz y reconocimiento de voz. Pero en apariencia dista mucho del ser humano. Japón es el país que ha logrado los mayores avances en robótica y tiene prototipos que caminan, hablan y tienen aspecto humanoide. También el objetivo principal de estos robots es crear acompañantes para cuidar a una población envejeciente.

Se puede decir que existen diferencias entre el sexo virtual y el sexo con robots. En el sexo virtual se usan videojuegos, los visores de realidad virtual, mundos virtuales como Second Life, chats, redes sociales, aparatos con sensores, etc. El sexo con robots sería con androides que se asemejan al aspecto humano. Algunos investigadores han dicho que estas modalidades, además de satisfacer necesidades humanas, ayudan a la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Se han presentado diversas películas en donde robots o softwares con conciencia provocan el interés romántico de las personas, entre las más recientes tenemos a “Her”, “Ex Machina”, “Uncanny” y la serie de televisión “Humans”. Según un artículo del Wall Street Journal, mucha gente ama la idea de ser libres de necesitar otra persona para experimentar la excitación sexual, pero todavía la tecnología para el amor robótico está muy cruda.

Existen robots en el mercado que pueden captar con sensores los movimientos o voz del usuario y responder apropiadamente, entre ellos podemos mencionar a los que comercializa la empresa True Companion, que dicen ser los fabricantes del primer robot sexual. Ellos venden un modelo femenino, “Roxxxy”, y un modelo masculino, “Rocky”, y otros modelos más sencillos con precios que van desde los 1,000 dólares hasta los 7,000 dólares. Tienen diferentes configuraciones para elegir color de pelo, ojos, piel y para programar la personalidad del robot e incluso los idiomas. Aunque estos robots parecen ser muñecos de silicon en tamaño real con ciertas prestaciones tecnológicas incluidas, no un androide como los que vemos en las películas, para eso todavía faltan décadas de investigación y desarrollo.

El por qué una persona preferiría el “amor” de un robot en vez de tener una relación con una persona real es motivo de muchas investigaciones, pero por el rumbo que va la sociedad actual, cada vez más individualista, aislada por factores como la tecnología, redes sociales, la criminalidad, el clima, la presión social de encajar en el mundo,  no nos debe extrañar que ocurra este fenómeno.

 

Dato:

  • 553,000 usuarios de la red social para profesionales Linkedin hay en Rep. Dominicana.

Notas:

  • Nevera R2D2: Haier Asia lanzó una nevera móvil que luce idéntica al famoso robot R2D2 de la película Star Wars. Se maneja mediante un control remoto y produce las luces y sonidos del robot original. Actualmente se comercializa en Japón y cuesta unos US$ 9,000. Más información en: http://aqua-has.com/sw/en
  • View Master: Google y Mattel se han unido para traer una nueva versión del juguete View Master, que ahora funciona como un visor 3D y de realidad virtual. Para ello es necesario usar aplicaciones en un teléfono inteligente. Se pueden ver diferentes sitios del mundo en 360 grados y jugar juegos de realidad virtual. Cuesta US$ 20.  Más información en:  http://www.view-master.com/en-us