Sistema Operativo Alternativo

Share

Japón, Corea del Sur y China quieren una alternativa a Windows

A principios de este mes en una reunión de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), Japón ha propuesto a Corea del Sur y a China desarrollar de manera conjunta un sistema operativo que pueda sustituir a Windows de Microsoft y evitar la dependencia asiática del gigante del software. La propuesta fue presentada oficialmente por Takeo Hiranuma, actual Ministro de Economía, Comercio e Industria de Japón.

Un nuevo sistema operativo supondría una menor dependencia de las economías asiáticas de Microsoft, y también resolver el problema de los cada día más frecuentes ataques de virus y hackers sobre Windows, actualmente el sistema operativo más empleado en los computadores de Asia. Según parece, Japón ve bastante viable desarrollar un nuevo sistema operativo, que podría inspirarse en los actuales sistemas de código libre, como Linux. De llevarse a cabo el acuerdo, está prevista la creación de un grupo de expertos que podría comenzar a trabajar en el proyecto para finales de este mismo año.

Antecedentes

Ya existen en varios países iniciativas para impulsar el uso por parte de los gobiernos de softwares alternativos a los comerciales. Tal es el caso en España de la comunidad autónoma de Extremadura, que ha creado su propio sistema operativo, el Linex (www.linex.org), el cual está basado en el conocido Linux. En Perú hay un proyecto de ley para obligar al uso de software libre en la administración pública (www.gnu.org.pe/proleyap.html). Proyectos de ley similares hay en Colombia (http://bachue.com/colibri/ley.html), Argentina y Brasil. En Uruguay, a finales de Junio, la Junta departamental de San José emitió la primera resolución oficial para el uso de software libre (www.linux.net.uy/eventos/sanjose.html).

Igualmente varias naciones europeas habían iniciado iniciativas para buscar sistemas operativos alternativos, con el fin de prevenir los continuos ataques que sufren las plataformas de Microsoft. Entre ellas, la de los países nórdicos, liderados por Suecia y Finlandia es la de mayor avance.

En busca de un sistema operativo más seguro

Según un reportaje de John Rodríguez aparecido en el sitio web de PC Word Latinoamérica, representantes de Japón, Corea y China ya tienen tiempo trabajando para buscar alternativas locales, que suplan la necesidad de un sistema operativo diferente a Microsoft Windows. Pero sólo hasta este mes se ha presentado una resolución oficial por parte de los tres gobiernos en torno al interés de desarrollar esta iniciativa. El objetivo es desplazar la oferta de Microsoft Windows por una plataforma más estable y segura, que impida la filtración de información de sus empresas.

Esta es la primera iniciativa de esta envergadura que compromete a las tres potencias asiáticas. Para lograrlo, China, Corea y Japón invertirán en personal calificado de diferentes sectores, principalmente del sector de la tecnología informática y las telecomunicaciones para desarrollar una plataforma basada en el sistema de código abierto Linux, la cual, aparte de reducir costos en licenciamiento, también ha demostrado mayor seguridad y estabilidad.

Lo fabricantes de equipos japoneses también quieren una alternativa

Las industrias de hardware de consumo e informática de Japón, entre los que están incluidas compañías de la talla de Sony, Matsushita Electric y NEC, llevan tiempo buscando una alternativa a Windows, sobre el que afirman que da demasiado control a Microsoft en la industria de la informática personal.

Medios de comunicación japoneses han anunciado que el gobierno podría gastar unos 86 millones de dólares en el proyecto de crear el nuevo sistema operativo, que estaría respaldado por un foro de fuente abierta formado por los fabricantes de electrónica.

La respuesta de Microsoft

El portal de tecnología VNUNET (www.vnunet.es) informó el pasado 8 de septiembre sobre lo que Microsoft opina respecto a la iniciativa asiática. La compañía piensa que debieran ser los mercados quienes decidieran qué producto es el mejor, y no los gobiernos. “Es probable que veamos que el mercado es quién decide quiénes son los ganadores en la industria del software”, ha señalado Tom Robertson, director de los asuntos gubernamentales de Microsoft en Asia.

Microsoft prefiere que la competición entre las aplicaciones de software se determine en los mercados libres más que por las agencias gubernamentales. “Los gobiernos no deberían estar en posición de decidir quiénes son los ganadores”, afirma Robertson, quien también ha señalado que Microsoft tiene una “línea de comunicación directa y abierta con el gobierno japonés sobre la seguridad, estándares y desarrollo del software”.

Además, Microsoft ha estado trabajando para que Japón participe en su Government Security Program, que proporciona a gobiernos nacionales y organizaciones internacionales acceso al código fuente de Microsoft. China y Taiwán ya han firmado un acuerdo para participar en la iniciativa de seguridad gubernamental de Microsoft, así como Australia, Gran Bretaña, Rusia y la OTAN.

Leave a Reply