Redes Privadas Virtuales

Share

Una vez más el explosivo crecimiento de Internet, unido al incremento del teletrabajo, de sucursales de oficinas corporativas y de trabajadores móviles está revolucionando las comunicaciones entre negocios. La necesidad de compartir información con empleados, socios y clientes en todo el mundo está llevando a muchas organizaciones a instalar tecnologías de Redes Privadas Virtuales (VPN) sobre redes públicas como Internet.

Un estudio de mercado realizado por Gartner Group indica que en los próximos años (hasta el 2003) el 100% de las compañías implementarán algún tipo de VPN como complemento, extensión o sustitución de sus actuales redes. Otro estudio de Exario Networks revela que el mercado de las VPN crecerá anualmente un 91% hasta llegar a 32 mil millones de dólares para el año 2003.

Qué es una VPN?

Una Red Privada Virtual es una forma de compartir y transmitir información entre un círculo cerrado de usuarios que están situados en diferentes localizaciones geográficas. Es una red de datos de gran seguridad que permite la transmisión de información confidencial entre la empresa y sus sucursales, socios, proveedores, distribuidores, empleados y clientes, utilizando Internet como medio de transmisión. Aunque Internet es una red pública y abierta, la transmisión de los datos se realiza a través de la creación de túneles virtuales, asegurando la confidencialidad e integridad de los datos transmitidos.

Así, las VPNs constituyen una estupenda combinación entre la seguridad y garantía que ofrecen las costosas redes privadas y el gran alcance, lo asequible y escalable del acceso a través de Internet. Esta combinación hace de las Redes Privadas Virtuales o VPNs una infraestructura confiable y de bajo costo que satisface las necesidades de comunicación de cualquier organización.

Ventajas de las VPNs

• Menor costo: Los componentes de la red como el ancho de banda, el equipo de la troncal y las operaciones suponen menos gastos. Los costes de conectividad de LAN-a-LAN se reducen normalmente entre un 20 y un 40 % frente a las redes de líneas alquiladas, mientras que la reducción de costos para soluciones de acceso remoto se estima entre un 60 y un 80%.

• Hace posible la economía de Internet: Las VPNs presentan intrínsecamente una arquitectura más flexible y escalable que las redes privadas clásicas y, por lo tanto, hacen posible que las empresas puedan expandir su conectividad de forma rápida y rentable, lo cual es propicio para la conexión y desconexión de oficinas remotas, los emplazamientos internacionales, los teletrabajadores, los usuarios móviles y la inclusión de colaboradores externos según lo vaya necesitando la compañía.

• Reduce los problemas de administración de la Red: Las empresas pueden enfocar sus actividades en los objetivos esenciales de su negocio, en vez de tener que preocuparse por la gestión de su red privada o de los centros remotos.

• Plataforma para servicios avanzados: La VPN sirve como soporte para la instalación de servicios de valor añadido como Voz sobre IP y Video Conferencia.

Tipos de VPN

Las VPNs se dividen generalmente en tres categorías: intranet, extranet y acceso remoto.

• Intranet: Están indicadas para conectar ubicaciones fijas, sucursales, delegaciones y oficinas remotas. Utilizan normalmente conexiones dedicadas dentro de la estructura WAN (Wide Area Network) de comunicaciones de la compañía apoyándose en alguna red IP privada de un operador.

• Extranet: Se instalan para ampliar los servicios de red y proporcionar un acceso limitado y seguro a los socios y clientes de la compañía. Estas extensiones se apoyan generalmente en redes públicas (típicamente Internet, la red IP pública por excelencia), para los accesos de clientes y en redes IP privadas con accesos de mayor calidad para los socios y colaboradores.

• Acceso remoto: Proporcionan acceso seguro a usuarios móviles y pequeñas oficinas con necesidades muy básicas de comunicación. Utilizan las redes de acceso existentes para conectarse a través de Internet.

Es interesante destacar en este punto la diferencia entre implementar una VPN sobre una red IP privada o sobre una red pública (Internet).

Sobre una red IP privada: El operador correspondiente puede asegurar una calidad de servicio acordada (Quality Of Service) y puede controlar y monitorizar su red para optimizar su rendimiento. Son redes diseñadas y destinadas para el tráfico corporativo que no compiten por recursos de ancho de banda frente a los usuarios domésticos que navegan por Internet. Por último, al ser redes privadas llevan intrínseca la seguridad y no necesitan añadir los costosos protocolos de encriptación en cuanto a equipamiento, retardos, incremento del tamaño de los paquetes, etc. Aun así, se pueden implementar si los requerimientos de seguridad son tan estrictos que los exigen.

Sobre una red IP pública (Internet): En este caso no se puede garantizar ninguna calidad de servicio ya que nadie controla el nivel de congestión de la red. El tráfico perteneciente a una VPN empresarial competirá por recursos de ancho de banda frente a innumerables usuarios domésticos navegando. Esto puede degradar de modo significativo el rendimiento ofrecido por una VPN. Además, hay que considerar los efectos acumulados de los protocolos de encriptación, que normalmente producen un incremento del tamaño de los paquetes (aunque existen algunas técnicas de compresión) e introducen un inevitable retardo en el proceso de transmisión-recepción extremos a extremo.

Las VPNs y el mercado

La tendencia a incorporar VPNs se ha extendido de forma paulatina entre los diferentes mercados. Cuando esta tecnología comenzó a implantarse, las empresas más interesadas por ella eran las más grandes y las más pequeñas. Las grandes empresas vieron en las VPNs un medio para detener los costos crecientes que suponían las redes privadas, ya que les permitían la conexión de usuarios y centros remotos y la integración de los diferentes socios, proveedores y clientes. Por otro lado, las compañías de menor tamaño comenzaron a incorporar las VPNs porque eran las primeras soluciones reales de redes privadas o acceso remoto que se podían adquirir.

Hoy en día, las VPNs resultan igualmente atractivas para todo tipo de compañías, independientemente de su tamaño. Incluso aquellas empresas tamaño intermedio, que típicamente no han mostrado un interés especial en incorporar esta nueva tecnología, están comprobando el enorme beneficio que supone la implantación de VPNs, ya que estas ultimas aportan una gran ventaja competitiva, sobre todo por la capacidad que tienen para llegar a todas las localidades y por la relativa facilidad con la que se pueden ampliar para crear extranets. Las primeras empresas que incorporaron VPNs fueron las compañías de alta tecnología, de servicios informáticos y de comunicaciones. Posteriormente, compañías de otros sectores industriales como empresas aseguradoras, inmobiliarias y financieras han apreciado las ventajas de las VPNs. A medida que esta tecnología ha ganado adeptos, las historias con éxito logradas con su utilización se han extendido a otros sectores, como educación, sanidad, transporte y distribución.

Organizaciones de todos los tamaños están desarrollando o planificando actualmente VPNs. Para el año 2002 las previsiones alcanzan la siguiente distribución: el 57% de las grandes empresas, el 55% de las empresas medias y el 51% de las pequeñas empresas habrán implementado VPNs en Estados Unidos , según un reporte de Infonetics Research. Además, es también un dato significativo que el 31% de las pequeñas empresas planeen utilizar extranets para sus negocios de comercio electrónico en Internet.

Leave a Reply