Leyendas e historias falsas por email

Share

El correo electrónico fue la primera aplicación que se utilizó en Internet, y luego de casi tres décadas aún es la actividad que mueve mayor cantidad de tráfico a través de la Red.

Aunque el objetivo primario del email es intercambio de información útil entre personas que se conocen, la masificación de Internet ha convertido nuestro buzón de email en el objetivo de negocios, instituciones y todo tipo de personas que nos bombardean con mensajes que no hemos solicitado, estos mensajes en su mayoría entra en la clasificación de lo que se conoce como “junk email” o correo basura. Existen compañías que se dedican exclusivamente a vender paquetes de direcciones de email para que compañías les envíen propaganda comercial, es mucho lo que se ha peleado para que se cese esta actividad (el famoso “spamming”), pero no hay mucho que se pueda hacer para evitarlo. Pero no vamos a hablar en esta ocasión del spamming comercial, sino de las leyendas y falsas historias que recibimos constantemente y que son propagadas en muchos casos por individuos con la mejor intención, pero que conscientes o no de ello, lo que hacen es darle continuidad a una farsa.

En Internet existen leyendas, algunas propias de la Red y muchas otras “adoptadas” del mundo real. Recorren la Red en mensajes de correo electrónico que suelen incluir frases del estilo de: “por favor envía este mensaje a todas las personas que conozcas” y suelen terminar con algo parecido a “No se trata de una broma. Esta es una historia real”. También existen infinidad de cadenas de email que advierten de las desgracias personales ocurridas a quienes han osado romper la cadena o de beneficios que se recibirán si se continúa propagándola.

1.- Virus por email

Probablemente las farsas más extendidas son aquellas que periódicamente avisan a todo el mundo de que hay un virus que viaja escondido dentro de un mensaje de correo electrónico titulado “Good Times”, aunque existen diferentes variantes con otros títulos como por ejemplo “Penpal Greetings” y “Win a Hollyday”. Los bienintencionados pero desafortunados avisos aconsejan borrar inmediatamente cualquier mensaje que lleve este título o cuyo título contenga esas palabras, so pena de que el virus termine con todos los datos almacenados en el computador de aquel incauto al que se le ocurra abrirlo y piden que se pase la noticia a tantas personas como sea posible como servicio a la comunidad en línea. Muchas están reforzadas por cabeceras del estilo “recibido hoy del servicio técnico de IBM” o “de un empleado de Microsoft”.

Esto es con toda seguridad se se trata de un rumor falso, ya que en el ejemplo de los “virus” Good Times, el contenido de los mensajes se visualiza en la pantalla del computador, pero nada más, mientras un virus informático, necesita ser activado, aunque sea inadvertidamente, para poder llevar a cabo la tarea para la que ha sido creado. Por esto los virus normalmente van ocultos dentro de un programa o documento, como el caso de los virus macro de Microsoft Word, aparentemente correctos, que actúan de anfitrión involuntario para éste y acechan a la espera de que se ejecute ese programa o se abra ese documento para poder infectar un computador. Aunque hay que tener en cuenta que hace apenas dos semanas se descubrieron fallas de seguridad en los programas de Correo de Microsoft, Netscape y Eudora que permiten que se envíe un virus por email y que éste se active sin siquiera el usuario tener que leer el correo, lo que hasta ahora se consideraba imposible. Pero el mensaje de Good Times tiene ya bastantes años circulando y no se conoce el primer caso de alguien afectado.

En el futuro, si recibe algún mensaje acerca de un nuevo virus, conéctese a la página “Computer Virus Myths” en la dirección http://www.vmyths.com, dónde se trata a fondo todo el tema de los mitos de los virus de computador.

2.- Niños con enfermedades terminales

La historia más conocida sobre este tipo de casos es la de Craig Shergold, un niño inglés de siete años al que se le diagnosticó un tumor cerebral terminal hace años; esta es una historia real que ha quedado completamente fuera de control y es la que seguramente inspiró las cadenas de este tipo de mensajes en Internet. Craig dijo que le gustaría recibir tarjetas postales en las que se le deseara una pronta mejoría y entrar en el libro Guinness de los récords como el poseedor de la mayor colección de postales del mundo. La noticia recorrió todo el mundo, y millones de personas de todas partes le enviaron postales.

Esta historia apareció en televisión, radio y prensa. Craig aparece en el Libro Guinness de los Récords de 1992 como poseedor de una colección de 33 millones de tarjetas (esta categoría acabó por ser eliminada del libro Guinness para evitar casos similares al de Craig). Lo que no se sabe es que Craig fue operado con éxito de su tumor en 1991, que se encuentra perfectamente bien y que cumplió 18 años el pasado 24 de junio y que sigue recibiendo varias sacos de correspondencia al día. Toda esta correspondencia va directamente a una planta de reciclado de papel o a coleccionistas. A pesar de todos los intentos que se han hecho para detener el flujo de tarjetas, probablemente Craig seguirá recibiendo tarjetas hasta el día en que muera y aún después sus herederos seguirán recibiendo tarjetas.

Este tipo de descontrol o efecto avalancha es el gran problema de estas historias. No sólo la oficina de correos del pueblo de Craig o el hospital en el que lo trataron en Inglaterra se ven inundados de correspondencia dirigida a Craig: la American Cancer Society ha tenido que dedicar los esfuerzos de varios
voluntarios que podrían estar haciendo cosas más útiles a gestionar los millones de tarjetas (dejaron de contar alrededor de los 60 millones, y calculan que en la actualidad habrán recibido más de 100 millones) que han recibido y siguen recibiendo para Craig, y también se ha visto obligada a explicar en una página
Web que el caso de Jessica Mydek (muy similar al de Craig según el mensaje que lo describe) es completamente falso.

3.- Hágase rico rápidamente

Otro tema muy popular es el de cómo hacerse rico en poco tiempo. Por lo general, se trata de esquemas piramidales que le aseguran a uno la riqueza absoluta si siguen sus instrucciones, pero si lo analizamos veremos que no tiene posibilidades de funcionar. En uno de los más conocidos, se recibe un mensaje en el que aparecen diez nombres y lo que se le pide es que envíe el mensaje a otras diez personas. Estas personas deben hacer lo mismo, pero eliminado al primero de la lista y colocando al final de ésta su nombre de uno, para que así entre en el juego, ya que sólo se empieza a recibir dinero cuando uno alcanza la quinta posición en la lista.

Si lo piensa un poco verá que para alcanzar esta posición el mensaje tendría que haber llegado a 10 millones de personas: en la primera generación de diez copias que se envía, nuestro nombre no está en la lista; cuando las diez personas que lo reciben añaden nuestro nombre a la lista en la décima posición y envían cada una sus diez copias, ya hay 100 mensajes circulando, en la siguiente generación estaríamos de noveno, pero ya existirían 1,000 mensajes. Ni aunque toda la población de la tierra estuviera conectada a Internet y siguiera escrupulosamente las instrucciones podríamos llegar a la primera posición, pues para alcanzar esa posición en la lista tendrían que existir 100,000 millones de personas dispuestas a colaborar.

Este tipo de montajes reciben el nombre genérico de Esquemas Ponzi, pues Charles Ponzi consiguió hacer funcionar uno de estos esquemas, para su propio beneficio, entre 1919 y 1920 (usando “cartas de papel”). Su funcionamiento se basa en la dificultad que tienen en general las personas para captar lo que significa el ritmo de crecimiento de una progresión geométrica. Si no se piensa detenidamente, es difícil ver que un esquema piramidal no funcionaría ni aunque participase en él toda la humanidad.

En general, desconfíe de todos aquellos mensajes que le pidan que envíe dinero a algún sitio o que compre un determinado producto (uno de los tipos de enmascaramiento de las secuencias piramidales), porque seguro perderá su dinero.

——————————————————————————

Las cadenas de email más extendidas en República Dominicana

A continuación resumimos las cadenas de email que más se difunden entre la comunidad Internet dominicana, si usted posee una dirección de email seguro ha recibido uno de estos ejemplares. En las direcciones indicadas podrá leer el mensaje original y en algunos casos ver una explicación del origen de ellos.

1. Virus Good Times
http://www.intersolar.com.ar/virus/GoodTimes.html

En este caso, se trata de un virus que supuestamente viaja escondido en un mensaje de correo electrónico titulado “Good Times”, “Penpal Greetings”, “Win a hollyday” o “Join the Crew” en sus variantes más conocidas. Se le supone capaz de acabar con el computador del pobre incauto al que se le ocurra abrirlo. Si lo piensa sólo un poco, verá que resultaría cuando menos complicado escribir un virus capaz de atacar todo tipo de computadores y sistemas operativos, y más camuflarlo como el texto de un mensaje de correo electrónico.

2. La pequeña Jessica
http://www.cancer.org/chain.html

Este es el falso caso de una supuesta Jessica Mydek, en el mensaje se dice que ella tiene siete años de edad y sufre un cancer mortal, y entre sus ultimos deseos está iniciar una cadena de emails que informa de su condición y que exhorte a las personas a disfrutar de la vida. También se dice que la American Cancer Society donará 3 centavos para la investigación del cáncer por cada vez que se retransmita el email. Esto ha sido desmentido por la institución, que mantiene una página explicando la falsedad del mensaje. Una amiga me comentó sarcásticamente que ha venido recibiendo este mensaje por tanto tiempo que la pequeña Jessica debe ser ya abuela.

3. El Totem de la buena suerte
http://www.smacdonald.com/humor/tech/totem.html

En este caso se reciben unos Totems dibujados con caracteres Ascii, acompañados de un mensaje donde se dice que es una cadena que le ha dado la vuelta al mundo nueve veces y que para tener buena suerte debemos transmitirla a diez personas antes de 96 horas. Muchas personas las envian “por si acaso”, contribuyendo a que sigamos recibiendo este email una y otra vez.

4. La galleta de 250 dólares
http://www.neimanmarcus.com/recipes.htm

La historia es que una señora comió un día en el restaurante de los grandes almacenes Neiman Marcus en Dallas y pidió galletas de postre. Le gustaron tanto que preguntó a la camarera si le darían la receta, a lo que esta se negó, por lo que ella se se ofreció a comprarla, le dijeron que no había problemas y se la dieron. Firmó el recibo de la tarjeta de crédito sin mirar, al mes siguiente se encontró con la desagradable sorpresa de que le habían cobrado 250 dólares por la receta. Como no consiguió que le devolvieran su dinero, decidió enviar la receta a tantas personas como le fuera posible a través de la Red para evitar que nadie más fuera engañado de esa forma. La realidad es que Neiman Marcus le da sus recetas a cualquiera que lo pida y en sus restaurantes nunca se habían vendido este tipo de galletas hasta que hace poco crearon una receta para hacer una galleta de chocolate en respuesta a este mito, galleta que ahora venden en sus restaurantes y cuya receta puede obtener gratuitamente en la dirección indicada.

Leave a Reply